Hace unas semanas estuve hablando con un vecino que quiere ser diseñador gráfico y me pidió consejo. Quería aprender a utilizar programas como Photoshop o Illustrator. Quería saber utilizar Lightroom para retocar fotos…

Sin duda las ganas y la convicción son tantos a su favor, pero me seguía hablando de programas y más programas… ¡como si fuera tan fácil!. Cree que para ser diseñador tienes que poner en tu currículum que manejas 78 programas. Y ya está.

Después de un rato de conversación y sin la mínima intención de deprimirlo, le contesté metafóricamente; “cualquier persona puede aprender a utilizar un martillo y un cincel, que sólo es cuestión de tiempo, pero quizás NUNCA sean capaces de hacer una escultura”.

Muchos chicos y chicas que quieren empezar en esta profesión no han entendido que ser diseñador gráfico es vocacional, como ser bombero o cura. No es por ser guay, por estar de moda o porque “te guste pintar”. Lo que verdaderamente importa es tener talento y tener ganas de canalizarlo hacia una profesión.

Lo primero de todo es ser consciente de que ese talento para dibujar, escribir, pintar o contar historias puede ser un medio para ganarse la vida. A partir de ahí, viene la formación: aprender teoría del color, tipografías, composición… Después, saber hacia dónde focalizar ese talento (en el diseño editorial, el diseño publicitario, identidad corporativa, etc…). Y al final de todo, están las herramientas como el famoso Photoshop. Y no vale con ver vídeo-tutoriales. Siempre hay que tener un objetivo realista de lo que se quiere conseguir e ir a por ello. No conozco a nadie que haya aprendido a nadar viendo tutoriales en Youtube. ¡Habrá que mojarse!

Es cierto que la tecnología nos ayuda a desarrollarnos y a avanzar como profesionales y que la técnica nos permite expresarnos en los medios. Pero repito. Lo verdaderamente valioso es el talento y la capacidad de utilizar el arte para resolver problemas de comunicación y para saber conectar con el receptor del mensaje ya que la creatividad es cada vez más importante, sobre todo en estos tiempos en los que la inteligencia artificial y la automatización de tareas quita cada año más y más empleos.

 

Imagenes_Blog_nyo_hablando

Ricardo Marichal.
Creativivo y Disoñador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *