Cómo incrementar las ventas gracias a una correcta gestión del color.

¿Sabes cómo Heinz vendió más de 10 millones de botellas de kétchup en los primeros 7 meses, consiguiendo unas ganancias de 23 millones de dólares?. Añadiendo el color verde a su marca.

En 1998, Steve Jobs creó uno de los ordenadores de sobremesa más influyentes de la historia, el iMac. Una de sus grandes bazas fue contar con el diseñador Jonathan Ive. Este eligió por primera vez colores llamativos para las carcasas de los ordenadores, dominados hasta ese entonces por los colores beige y gris. Y salvó a Apple de la quiebra. 

¿Por qué?

Nuestros ojos ven, nuestro cerebro gestiona, pero nuestro “corazón” ( nuestra parte emocional ) elije, por lo que una buena elección de color es crucial a la hora de decantarse por un producto en concreto.

Especialmente significativa es la investigación llevada a cabo por Kissmetrics, en la que indica que en el 93% de las decisiones de compra el aspecto visual es la primera razón para la elección, seguido muy de lejos por la textura (6%) y el sonido y los olores (1%). El 85% de los compradores sitúan el color como la primera razón de compra de un producto en particular.

Naturalmente, no todas las personas somos iguales y no actuamos de igual forma ante la percepción de diferentes colores, pudiendo variar por determinados aspectos y circunstancias (cultura, sexo, personalidad, estado de ánimo, experiencias personales…), por lo que, gracias al uso de diferentes herramientas ( en particular del “neuromarketing” ) nos ayudan a conocer y determinar las preferencias de nuestros clientes y potenciales clientes, no por lo que dicen sino por como  “reaccionan” y así poder diseñar conceptos ganadores apoyados en la psicología del color.

Otra cuestión muy importante a tener en cuenta es cómo es interpretado el color según la cultura: el color rojo en Occidente y Norte América significa “peligro”, “exitación” o “Navidad”, mientras que en Asia significa “buena suerte”, “felicidad” o “pureza”. He ahí la importancia de conocer cada mercado antes de actuar y no elegir colores al azar por una preferencia personal del diseñador o del anunciante.

Si tenemos en cuenta que por norma general un cliente tarda 90 segundos en hacerse una opinión sobre un producto, queda patente la relevancia de una elección de color adecuada como factor clave que determina una compra.

Imagenes_Blog_nyo_hablando

Ricardo Marichal.
Creativivo y Disoñador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *